El arte de capturar una imagen

Algunas personas suelen pensar que las fotos sólo son eso, fotos y que cualquiera puede capturar una imagen incluso dentro de una masía para bodas en medio de un matrimonio y tendrá una connotación artística, ello no es así, ya que a partir de una fotografía se construye una historia y eso es lo que la convierte en arte sin dejar a un lado la técnica.

El concepto fotográfico nos encamina hacia la idea que se expresa por medio de una imagen, la cual se encuentra sustentada por el mensaje que se desea transmitir, convirtiéndose en una profunda interpretación sobre el hecho de la misma imagen como un concepto artístico.

La fotografía contiene la capacidad de contar historias, pero sobre todo, de conceptualizar el mundo que rodea a quién captura la imagen, y la convierte en símbolos personales y sensoriales que le son reconocibles. No obstante, si se hace referencia a la fotografía como una expresión estética, no suele hablarse con mayor frecuencia.

De manera constante se insiste en su habilidad para captar la realidad y con ello para transformar la imagen en un verdadero testimonio e incluso, se usa con la idea de sustentar la información y la vivencia transformado en un elemento testimonial. Pero si se le quiere concebir como una expresión artística por derecho propio, esta parece hundirse en una zona brumosa en la que pocas veces el fotógrafo se cuestiona.

Si enfocamos el arte como código y además como un símbolo subjetivo, tal parece que se construye a partir de la percepción de determinada imagen y no sólo como un producto técnico, que te bien podría serlo. Sino que también, se comporta como un reflejo genuino de la opinión, de las metáforas privadas y de las ideas de su autor.

Dicha estructura esencial no sólo presenta como objetivo captar la realidad, sino que también se presenta como una reflexión sobre lo subjetivo pero desde una perspectiva esencial. De esta manera puede surgir el siguiente cuestionamiento: ¿Por qué en su gran mayoría, los fotógrafos no realizan el análisis de su trabajo desde una óptica artística? ¿Acaso están conscientes de algún error que no les permite trascender? Y si ello es así, ¿ello afecta la integridad de su obra en tanto se trata de un recurso técnico, inmediato y comercial?

Se hizo imperante consultarlo con diversos fotógrafos, y se alcanzaron las siguientes conclusiones.

  • Si un fotógrafo no crece, se renueva o evoluciona, su fotografía no se considera como artística
  • Incluso la fotografía documental es el reflejo del autor aún cuando es esencialmente técnica. 
  • El fotógrafo crea una idea única de lo que es para él la concepción de la imagen y la compagina con su percepción de la realidad.
  • La fotografía es una ideas básica y concreta de cómo se construye la expresión artística personal

En este sentido, el fotógrafo sólo transforma la realidad para crear una visión sobre el entorno, pero sobre todo, con la idea de construir una válida expresión sobre lo que él considera se trata de una idea determinante en su trabajo.