La imagen como muestra fiel de los sentimientos

Posiblemente cada día pasamos por inadvertido el hecho de que nos encontramos rodeados de aromas, sensaciones, imágenes, o formas que por ser cotidianas, no le damos la importancia que merecen. En el caso de las imágenes, hay quienes han ido más allá, haciéndolas presente para ser admiradas por medio de su captura como fotografías. Para ello no necesitas de grandes estudios y especializaciones como un master en administración, deja que solo la pasión te lleve y de esta manera mostrar lo mejor en una captura.

Un gran número de estudios nos han señalado que cada expresiones plástica que desde siempre hemos conocido, nos conducen a la manifestación de emociones y con ello, a la canalización y expresión de las mismas, que se habían visto mermadas por la abrumadora cotidianidad dejando de representar nuestra mente y por ende, nuestro cuerpo. En la actualidad una de la expresiones plásticas más empleadas es la fotografía, pero esto no necesariamente quiere decir que es la más sencilla, o que toda foto es artística.

Al momento de realizar una captura de determinado objeto o situación, podría solo tratarse de nuestro deseo de inmortalizarlo pues mas nunca se presentará, sabiendo que si las circunstancia se repiten de igual manera, no es lo mismo. Por esta razón, la fotografía resulta ser esa magia poderosa para detener un momento específico en el tiempo y además, se emplea como una relevante terapia debido exactamente a ello.

La fotografía como herramienta importante en una terapia

Para quienes conocen de fotografía, saben que esta cuenta con dos virtudes excepcionales, una es que es un medio indiscutible para la expresión, ya que se puede por medio de ella, comunicar de manera trascendente un mensaje tanto personal, como cultural. Por solo esta razón, la fotografía se convierte en una excelente terapia conjugando el arte y la reconciliación de los sentimientos personales, mostrandose como una herramienta más que valiosa en la aplicación de terapias.

Cuando se diagnostican enfermedades cuya raíz implica un deterioro mental y físico progresivo, la captura de imágenes resulta de un excelente soporte tanto para el médico como para el paciente y la familia, siendo esta la razón por la que durante varias décadas se ha empleado en universidades, instituciones educativas, centros de arte y de salud, centros penitenciarios y hasta en empresas.

La salud a través de la fotografía

Los profesionales de la salud que aparte han decidido formarse también para realizar  un trabajo conjuntamente con la fotografía en los diversos centros de salud, hacen su trabajo habitual de medicina usando variadas técnicas fotográficas, con ello al momento de realizar alguna captura, se tiene la posibilidad de alcanzar la autoexploración y además,  el paciente puede exponer de manera significativa sus recuerdos desde lo más profundo logrando el autoconocimiento de sus sentimientos. 

Con la fotografía terapéutica solo se desea mostrar eso que a través de palabra o visualmente no se puede captar, es por ello que los pacientes llevan un registro detallado de imágenes que les han sido tomadas, tanto por ellos como por otras personas en las que se incluyen autorretratos, fotos proyectivas, o simplemente álbumes con lo cual trabajan hasta lograr la autocompasión, la paz y la aceptación.