¿Las fotografías capturan el alma? ¿ideales para los hechizos de amor?

Desde muchos años se ha manejado una creencia dentro del mundo esotérico, donde se dice que las fotografías tienen la capacidad de robar el alma del individuo que se haya retratado, gracias a esto se puede atrapar el alma de quien desees y tenerla como prisionera dentro de aquellos elementos orgánicos de la misma persona o mantenerla en forma digital. Esta peculiar creencia ha ido evolucionando con el pasar del tiempo y a tomado más fuerza en diferentes culturas, según los expertos de esta creencia su poder de atracción astral es la misma manejada por los espejos, por ello se recomienda que mientras duerman no deben existir espejos donde la persona se refleje.

Desde que se conoce que los espejos tienen el poder de robar el alma, se popularizó la superstición donde dice que romper un espejo trae muchos años de mala suerte ya que haz causado la ruptura de esa alma, anteriormente los romanos, egipcios y griegos practicaban los rituales de adivinación con la ayuda de los espejos, a su vez se creía que estos objetos eran puertas a otras dimensiones cuya apertura significaba la comunicación con dioses o antepasados de cada persona, entre espejo y espejo ellos eran capaces de acceder a cualquier plano que quisieran para comunicarse con sus seres queridos.

Debido a que se cree que las fotografías tienen el mismo efecto que los espejos muchas culturas religiosas indican que es ilegal hacer fotos de la iglesia donde se congregan, porque son muchas las almas que se encuentran allí que pudiesen quedar atrapada con cada retrato ejecutado. Por su parte los practicantes del vudú afirman que las fotografías tienen una especie de “energía mágica” al igual que todas las pertenencias de una persona, todos estos objetos que están impregnados del alma del individuo son ideales para hacer cualquier tipo de brujería en especial los hechizos de amor, por eso las personas para hacer este tipo de actividades comúnmente emplean fotografías, uñas, cabellos o prendas de vestir sudadas para ejecutar su hechizo, esta es la explicación del porqué algunos practicantes del vudú son cautelosos con sus fotografías o prendas de vestir, para ellos son considerados objetos poderosos con los que se pueden hacer diferentes males, incluso algunos ni siquiera dicen su fecha de nacimiento o su nombre completo para evitar hechizos malignos en su contra; debes tener cuidado de todas aquellas personas que tengan una fotografía tuya, pues no conocen sus verdaderas intenciones y más cuando se trata de una ex pareja.

Deja un comentario